Delito de allanamiento de morada

El delito de allanamiento de morada

Cómo se llama al delito de entrar a una casa es una de las preguntas más frecuentes hoy en día, dado el temor existente de que nos ocupen la vivienda. En este artículo explicamos el delito de allanamiento de morada y su diferencia con el delito de ocupación

¿Qué es el allanamiento de morada?

Para poder entender en qué consiste el delito de allanamiento de morada, antes debemos conocer la definición de morada en derecho. Y se entiende por morada todo espacio físico y delimitado en el que una persona habita, desarrolla su vida privada de forma libre y puede excluir a terceros. 

Con ello ante la pregunta de qué es allanamiento de morada, debemos responder que es el delito que consiste en entrar o permanecer en una morada ajena sin tener el consentimiento del tercero. 

Por lo que el delito de allanamiento de morada protege:

  • la intimidad
  • y el derecho a vivir en libertad y de forma segura en tu morada.

Por tanto, la morada es el espacio delimitado de cada uno donde decidir sobre las cuestiones privadas e íntimas. 

¿Cómo demostrar un allanamiento de morada?

Como se detalla más adelante, el delito de allanamiento de morada sólo se puede cometer dolosamente. Aun así, ante la distinción con el delito de ocupación, en el presente resolveremos la siguiente cuestión: ¿cómo demostrar un allanamiento de morada?

  • concepto de morada: definición de morada en derecho, contemplado en el artículo 202 código penal español.
  • delito flagrante (artículo 796 LECrim): inmediata detención en el lugar donde se está produciendo ese allanamiento de vivienda
  • título bastante: justificación y acreditación bastante de la titularidad de la vivienda con tal de demostrar que se está produciendo un allanamiento de domicilio

¿A qué penas nos podemos enfrentar por el delito de allanamiento de vivienda?

El artículo 202 del código penal español donde se regula el delito de allanamiento de morada, establece la pena por allanamiento de morada. El mismo constituye en su primer apartado una pena de prisión de entre 6 meses a 2 años. 

1. El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses.

Art 202 CP

Como vemos, en el segundo apartado del citado artículo, el allanamiento de propiedad privada en el código penal establece una agravación de la pena para los casos donde este allanamiento de vivienda se realice con violencia o intimidación. 

  • violencia: utilización de fuerza física sobre la persona
  • intimidación: amenaza de un mal contra la persona

Por tanto, si el allanamiento de vivienda se produce con violencia o intimidación, la pena por allanamiento de morada asciende a una pena de prisión de entre 1 a 4 años y una pena de entre 6 a 12 meses de multa por entrar en propiedad privada

El artículo 202 código penal español

El delito de allanamiento de morada está regulado en el artículo 202 del código penal español. El bien jurídico que el art 202 cp protege es la inviolabilidad del domicilio y, en concreto, el derecho a la intimidad personal

El delito de allanamiento de morada protege el domicilio. Así, se constituye un marco físico en el que se excluye de su entrada y permanencia a toda persona que no cuente con el consentimiento del titular

El apartado 1 del artículo 202 código penal español prevé dos modalidades típicas: 

  • allanamiento activo: el hecho de introducirse en una morada ajena contra la voluntad de su morador constituye un delito de allanamiento de vivienda
  • allanamiento pasivo: cuando se entra en una morada con el consentimiento de su morador pero se permanece en ella cuando éste pide que se abandone, también constituye un delito de allanamiento de domicilio

El delito de allanamiento de morada es un delito de mera actividad. Por ende, estamos ante un delito del art. 202 cp en el mismo instante en que se produce:

  • la entrada en la morada ajena
  • se permanece en la morada en contra de la voluntad del morador. 

Eso sí, en cuanto al tipo subjetivo, el allanamiento de propiedad privada del código penal, lo trata como un delito que únicamente se puede cometer de manera dolosa. 

con conciencia de que se entra en un domicilio ajeno sin consentimiento de quienes pueden otorgarlo y sin motivo justificante que pueda subsanar la falta de autorización”. 

Sentencia del Tribunal Supremo nº 1048/00 de fecha 14 de junio.

Diferencia entre allanamiento de morada y ocupación

No debemos confundir conceptos ya que hay diferenciar entre allanamiento de morada y ocupación ilegal. Mientras que en el delito ocupación se refiere al ocupar una vivienda violando su propiedad, en el delito de allanamiento de morada se viola tanto la morada como la propiedad.

La diferencia entre allanamiento de morada y ocupación radicará entonces en el bien jurídico protegido, siendo la morada y la intimidad en el delito de allanamiento de morada, y el patrimonio en el delito de ocupación

Cuando hablemos de la ocupación de viviendas que se encuentran deshabitadas, que no constituyan morada alguna, y con la voluntad de permanecer en ella, estaremos ante una usurpación

Resumen
El delito de allanamiento de morada
Nombre del artículo
El delito de allanamiento de morada
Descripción
El delito de allanamiento de morada está regulado en el artículo 202 del código penal español. El bien jurídico que el art 202 cp protege es la inviolabilidad del domicilio y, en concreto, el derecho a la intimidad personal.
Autor
Publisher Name
Ocupación Ilegal
Publisher Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abogados expertos en ocupaciones ilegales

Somos abogados expertos en ocupaciones ilegales. Nos dedicamos exclusivamente a asesorar a empresas y personas que tienes problemas con temas relacionados con la propiedad. Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

Consulta con un abogado sin compromiso