Desahucio terceros ocupantes

Desahucio terceros ocupantes

El desahucio de terceros ocupantes es el que se inicia contra aquellas personas que sin poseer un título suficiente (contrato) permanecen en una vivienda ajena a su propiedad, es decir sin tener derecho a ello.

Nos podemos encontrar ante la aparición de terceros ocupantes en diferentes ocasiones:

  • a la finalización de un contrato de arrendamiento
  • durante una ejecución hipotecaria
  • en una ejecución judicial
  • después de una subasta.

En función del procedimiento en el que nos encontremos la solución será diferente, pero siempre pasara por interponer la debida reclamación judicial.

Demanda de desahucio

En primer lugar debemos tener claro en qué consiste un desahucio.

Un procedimiento judicial de desahucio es aquel en el que se pretende recuperar la posesión de un inmueble.

Este se puede iniciar debido a tres posibles situaciones:

  • Falta de pago de la renta pactada en el contrato
  • Expiración contractual del plazo por el que se estableció el arrendamiento
  • Ocupar un inmueble en situación precario

Asimismo, en un procedimiento judicial de desahucio también se podrá acumular una reclamación de cantidad reclamando las rentas vencidas y no pagadas.

[…]

4. No se admitirá en los juicios verbales la acumulación objetiva de acciones, salvo las excepciones siguientes:

3.ª La acumulación de las acciones en reclamación de rentas o cantidades análogas vencidas y no pagadas, cuando se trate de juicios de desahucios de finca por falta de pago o por expiración legal o contractual del plazo, con independencia de la cantidad que se reclame. Asimismo, también podrán acumularse las acciones ejercitadas contra el fiador o avalista solidario previo requerimiento de pago no satisfecho.

Artículo 437.4.3ª Ley Enjuiciamiento Civil

Tercer ocupante ejecución hipotecaria

En muchas ocasiones durante el transcurso de un procedimiento de ejecución hipotecaria aparecen sujetos, diferentes a los ejecutados, los cuales ocupan el inmueble que está siendo objeto de la ejecución.

1. Cuando, por la manifestación de bienes del ejecutado, por indicación del ejecutante o de cualquier otro modo, conste en el procedimiento la existencia e identidad de personas, distintas del ejecutado, que ocupen el inmueble embargado, se les notificará la existencia de la ejecución, para que, en el plazo de diez días, presenten ante el Tribunal los títulos que justifiquen su situación.

Artículo 661.1 Ley Enjuiciamiento Civil

Cuando sucede esto, que normalmente se conoce en el momento que se va a realizar el lanzamiento judicial, el juzgado, de oficio, abre una pieza separada para decidir si los ocupantes tienen, o no, título que les habilite a permanecer en ese inmueble.

Esta pieza separada se tramitará por los cauces de un juicio verbal, y finalizará con el dictado de un auto que establecerá si los ocupantes tiene derecho a ocupar ese inmueble. Contra dicho auto no cabrá recurso alguno.

También puede suceder que el ejecutante tenga conocimiento de la existencia de ocupantes en el inmueble y que sea él que solicite el lanzamiento al juzgado.

2. El ejecutante podrá pedir que, antes de anunciarse la subasta, el Tribunal declare que el ocupante u ocupantes no tienen derecho a permanecer en el inmueble, una vez que éste se haya enajenado en la ejecución. La petición se tramitará con arreglo a lo establecido en el apartado 3 del artículo 675 y el Tribunal accederá a ella y hará, por medio de auto no recurrible, la declaración solicitada, cuando el ocupante u ocupantes puedan considerarse de mero hecho o sin título suficiente.

Artículo 661.2 Ley de Enjuiciamiento Civil

Ocupantes de inmuebles que deban entregarse

La Ley de Enjuiciamiento Civil establece, en relación a los ocupantes en inmuebles que deban entregarse como consecuencia de un procedimiento de ejecución no dineraria:

1. Cuando el inmueble cuya posesión se deba entregar fuera vivienda habitual del ejecutado o de quienes de él dependan, el Secretario judicial les dará un plazo de un mes para desalojarlo. De existir motivo fundado, podrá prorrogarse dicho plazo un mes más.

Transcurridos los plazos señalados, se procederá de inmediato al lanzamiento, fijándose la fecha de éste en la resolución inicial o en la que acuerde la prórroga.

2. Si el inmueble a cuya entrega obliga el título ejecutivo estuviera ocupado por terceras personas distintas del ejecutado y de quienes con él compartan la utilización de aquél, el Secretario judicial responsable de la ejecución, tan pronto como conozca su existencia, les notificará el despacho de la ejecución o la pendencia de ésta, para que, en el plazo de diez días, presenten los títulos que justifiquen su situación.

El ejecutante podrá pedir al tribunal el lanzamiento de quienes considere ocupantes de mero hecho o sin título suficiente. De esta petición se dará traslado a las personas designadas por el ejecutante, prosiguiendo las actuaciones conforme a lo previsto en los apartados 3 y 4 del artículo 675.

Artículo 704 Ley Enjuiciamiento Civil

Vista terceros ocupantes

Cómo venimos exponiendo, la pieza separada de terceros ocupantes se tramitará por los cauces de un juicio verbal, y finalizará con el dictado de un auto.

Este auto establecerá si los ocupantes tienen derecho a permanecer en ese inmueble. Contra dicho auto no cabrá recurso alguno.

Finalmente, cuando el juez establezca que los terceros ocupantes no tienen derecho a permanecer en el inmueble procederá al lanzamiento del mismo.

ocupación ilegal

Diferencia entre allanamiento de morada y ocupación ilegal

Para entender la diferencia entre allanamiento de morada y ocupación ilegal, lo primero que debemos tener en cuenta es que en derecho penal español, existen dos delitos que tipifican la ocupación ilegal:

¿En qué consiste el delito de allanamiento de morada?

El delito de allanamiento de morada se encuentra tipificado en el artículo 202 del Código Penal el cual establece:

“1. El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de 6 meses a 2 años

2. Si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de 6 a 12 meses.”

Artículo 202 Código Penal

La conducta típica castigada por este artículo es la entrada y el mantenimiento dentro de la morada (vivienda), contra la voluntad del morador.

Asimismo, la voluntad contraria del morador puede surgir ab initio, desde el momento de la entrada no consentida, o bien en un momento posterior a la entrada consentida.

Por su parte, el tipo agravado del delito de allanamiento de morada consiste en la comisión de las anteriores conductas típicas pero con violencia o intimidación.  

El concepto de “morada”

El elemento cardinal de este delito es que se entiende por morada.

Doctrinalmente se entiende por morada el espacio separado del mundo exterior.

Este debe evidenciar la voluntad del morador de excluir a terceras personas. Y, a su vez, que este destinado al desarrollo de actividades propias de la vida privada, personal o familiar. 

Por consiguiente, el concepto de morada no tiene necesariamente por qué referirse al concepto sticto sensu de casa. Sino que según la doctrina se extiende a las dependencias de la misma.

El uso de la morada puede ser tanto permanente como temporal (segundas residencias), quedando fuera de esta relación los abandonados de forma efectiva. 

¿En qué consiste el delito de ocupación ilegal?

El delito leve de usurpación pacífica de bienes inmuebles se encuentra tipificado en el artículo 245.2 del Código Penal, el cual establece:

El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.” 

Artículo 245.2 Código Penal

Por consiguiente, la conducta típica castigada por este artículo es la ocupación de inmuebles, edificios o viviendas ajenos sin título jurídico que legitime esta posesión, contra la voluntad expresa del titular. Sin embargo no debe concurrir violencia o intimidación.

 ¿Cuales son las diferencias entre allanamiento de morada y ocupación ilegal?

La diferencia entre allanamiento de morada y ocupación ilegal radica en dos conceptos:

Distintos bienes jurídicos protegidos 

En el delito de allanamiento de morada el bien jurídico protegido es la libertad domiciliaria, así como la intimidad de la morada.

Mientras que en el delito de ocupación ilegal (delito de usurpación de bienes inmuebles), el bien jurídico protegido es el patrimonio y el orden socioeconómico.

Por ende, cuando se trate de ocupación de inmuebles que no constituyen moradas, estaremos frente a un delito de usurpación

El desarrollo de la vida privada como criterio clave de distinción 

Así pues, a la hora de valorar la calificación jurídico-penal de los hechos, además de las primeras residencias, se consideran morada las denominadas segundas residencias o residencias de temporada, siempre que en las mismas se desarrolle, aun de modo eventual, la vida privada de sus legítimos poseedores.”

Instrucción 1/2020, de 15 de septiembre, de la Fiscalía General del Estado, sobre criterios de actuación para la solicitud de medidas cautelares en los delitos de allanamiento de morada y usurpación de bienes inmuebles

La Fiscalía General del Estado ha dado pautas de delimitación entre ambos delitos, radicando en el concepto de espacio idóneo para el desarrollo de la privacidad de la esfera íntima, de forma permanente o temporal.

Abogados expertos en ocupaciones ilegales

Somos abogados expertos en ocupaciones ilegales. Nos dedicamos exclusivamente a asesorar a empresas y personas que tienes problemas con temas relacionados con la propiedad. Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

Consulta con un abogado sin compromiso