delito de daños

Delito de daños

El delito de daños se produce cuando un individuo causa daños en propiedad ajena, ya sean daños a bienes muebles, como a inmuebles.

El montante total de los daños será importante a los efectos de determinar los hechos como delito básico, leve o agravado de daños.

El delito de daños se encuentra regulado en los artículo 263 a 267 del Código Penal, y las penas podrán ir desde unos meses a algunos años en prisión y/o el pago de una multa.

Delito de daños código penal

El delito de daños aparece regulado en los artículos del Código Penal relativos los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

Asimismo, el delito de daños puede clasificarse como básico, agravado o atenuado.

Así el delito de daños básico se encuentra regulado de la siguiente manera:

1. El que causare daños en propiedad ajena no comprendidos en otros títulos de este Código, será castigado con multa de seis a veinticuatro meses, atendidas la condición económica de la víctima y la cuantía del daño.

Si la cuantía del daño causado no excediere de 400 euros, se impondrá una pena de multa de uno a tres meses.

Artículo 263.1 del Código Penal

Por su parte, el delito de daños agravado se dará cuando causándose los mismos hechos que los anteriores siempre que concurran los siguientes:

  • Que se realicen para impedir el libre ejercicio de la autoridad
  • Que se cause por cualquier medio, infección o contagio de ganado
  • Que afecten a bienes de dominio o uso público o comunal
  • Que arruinen al perjudicado o se le coloque en grave situación económica
  • Se hayan ocasionado daños de especial gravedad o afectado a los intereses generales

Delito leve de daños

Finalmente, se considerará un delito leve de daños, en el que se produzcan daños que no excedan de 400 euros de valor.

1. (…)

Si la cuantía del daño causado no excediere de 400 euros, se impondrá una pena de multa de uno a tres meses.

Artículo 263.1 del Código Penal

Requisitos delitos daños

La doctrina y la jurisprudencia han establecido los requisitos que deben producirse en el delito de daños:

  • Una acción causante de un resultado dañoso
  • La existencia del “dolo”, es decir, la intención de producir ese resultado
  • Que la valoración de los daños sea de 400 euros.
  • El dolo podrá ser directo o eventual

En el caso de autos, el hoy apelante había sido desahuciado del local por falta de pago e iban a ser lanzados del mismo, por lo que un día antes del lanzamiento entregó las llaves en la sede del Juzgado, y con esas llaves se abrió la puerta lo que no significa que la perjudicada mienta cuando dice que no había cerradura en la puerta, y así lo explica en el plenario, como se comprueba con el visionado y audición del soporte digital que contiene la grabación del juicio. 

Todos estos datos no dejan lugar a dudas sobre la intención de dañar de los acusados, lo que se evidencia igualmente del hecho de encontrarse en el local alguno de los objetos que habían arrancado, como los cables.

Sentencia de fecha 20 de junio de 2016 de la Audiencia Provincial de Madrid

Cuantía indemnización provocada por delito de daños

Ante la comisión de un delito de daños el perjudicado podrá optar a una indemnización por la comisión de dicho delito contra su propiedad.

Ésta estará condicionada a dos variables:

  • La gravedad de los daños causados
  • El perjuicio provocado

En conclusión, la indemnización irá ligada al valor de los bienes dañados, es decir cómo mayor sea el valor de estos, mayor será la indemnización. Que siempre, y en todo caso, la decidirá el juez.

Si el delito de daños que queremos enjuiciar es consecuencia de una ocupación ilegal deberemos peritar muy detalladamente todos los daños sufridos y reclamarlos posteriormente.

Marc Castells y Javier Ris, socios de Legal Drop, hablan de la ocupación ilegal de viviendas en El Confidencial

El pasado mes de julio el diario El Confidencial publicó un artículo en el que analizaban la problemática de la ocupación en España. Marc Castells y Javier Ris, socios de Legal Drop, hablan de la ocupación ilegal de viviendas.

Este fenómeno se ha visto incrementado en los últimos años. En concreto, un 40% desde 2015. 

Para la elaboración del artículo entrevistaron, entre otros, a Marc Castells y Javier Ris de Lucas, abogados y socios de Legal Drop Servicing, despacho que cuenta con especialistas en ocupaciones ilegales de viviendas, y aportaron sus conocimientos al respecto. 

Marc Castells y Javier Ris de Lucas sobre la ocupación ilegal de viviendas 

La okupación está afectando a todo tipo de viviendas, pero en especial a las deshabitadas, ya sean segundas residencias o en construcción, detalla Marc Castells.

Asimismo añade: “en las zonas rurales, por ejemplo, se ha dado un aumento de okupaciones por la gran cantidad de inmuebles vacíos que existen”.

Sin embargo, el desalojo no procede del mismo modo si éste se ha producido en una primera residencia que en una vacacional.

Explican en el artículo que si la casa está vacía y no constituye la morada de nadie, se considera un delito de usurpación. Por tanto, el protocolo de actuación será diferente. 

“Si el okupa desarrolla plenamente su vida en el interior, los agentes acudirán a identificarle, pero habrá que solicitar el desalojo a un juez. El derecho en el que se amparan es el de la inviolabilidad del domicilio (definido como la casa donde vive habitualmente una persona), que prima sobre el derecho a la propiedad del titular”, señala El Confidencial. 

Al respecto añade Javier Ris de Lucas: “Si tienes varias viviendas como inversión para alquilar y te han okupado una de ellas, no te servirá tener dados de alta los suministros, porque no es tu segunda residencia”.

Por tanto, en las situaciones en que la vivienda se encuentra vacía lo más recomendable es incorporar mecanismos de seguridad en la vivienda. Asi como intentar alquilarla lo antes posible

Por su parte, en opinión de Marc Castells, la solución a los problemas de ocupaciones ilegales de viviendas sería dotar de medios y recursos a la Administración de justicia y suprimir el retraso judicial.

“Es inaceptable que en algunos casos un propietario no reponga su posición en menos de un año”, concluye Marc Castells. 

Si quieres leer el artículo completo de El Confidencial en el que Marc Castells y Javier Ris nos dan más detalles sobre la ocupación ilegal de viviendas, haz clic en el siguiente enlace:

Si te ha gustado este artículo no olvides visitar nuestro blog

Desahucio terceros ocupantes

Desahucio terceros ocupantes

El desahucio de terceros ocupantes es el que se inicia contra aquellas personas que sin poseer un título suficiente (contrato) permanecen en una vivienda ajena a su propiedad, es decir sin tener derecho a ello.

Nos podemos encontrar ante la aparición de terceros ocupantes en diferentes ocasiones:

  • a la finalización de un contrato de arrendamiento
  • durante una ejecución hipotecaria
  • en una ejecución judicial
  • después de una subasta.

En función del procedimiento en el que nos encontremos la solución será diferente, pero siempre pasara por interponer la debida reclamación judicial.

Demanda de desahucio

En primer lugar debemos tener claro en qué consiste un desahucio.

Un procedimiento judicial de desahucio es aquel en el que se pretende recuperar la posesión de un inmueble.

Este se puede iniciar debido a tres posibles situaciones:

  • Falta de pago de la renta pactada en el contrato
  • Expiración contractual del plazo por el que se estableció el arrendamiento
  • Ocupar un inmueble en situación precario

Asimismo, en un procedimiento judicial de desahucio también se podrá acumular una reclamación de cantidad reclamando las rentas vencidas y no pagadas.

[…]

4. No se admitirá en los juicios verbales la acumulación objetiva de acciones, salvo las excepciones siguientes:

3.ª La acumulación de las acciones en reclamación de rentas o cantidades análogas vencidas y no pagadas, cuando se trate de juicios de desahucios de finca por falta de pago o por expiración legal o contractual del plazo, con independencia de la cantidad que se reclame. Asimismo, también podrán acumularse las acciones ejercitadas contra el fiador o avalista solidario previo requerimiento de pago no satisfecho.

Artículo 437.4.3ª Ley Enjuiciamiento Civil

Tercer ocupante ejecución hipotecaria

En muchas ocasiones durante el transcurso de un procedimiento de ejecución hipotecaria aparecen sujetos, diferentes a los ejecutados, los cuales ocupan el inmueble que está siendo objeto de la ejecución.

1. Cuando, por la manifestación de bienes del ejecutado, por indicación del ejecutante o de cualquier otro modo, conste en el procedimiento la existencia e identidad de personas, distintas del ejecutado, que ocupen el inmueble embargado, se les notificará la existencia de la ejecución, para que, en el plazo de diez días, presenten ante el Tribunal los títulos que justifiquen su situación.

Artículo 661.1 Ley Enjuiciamiento Civil

Cuando sucede esto, que normalmente se conoce en el momento que se va a realizar el lanzamiento judicial, el juzgado, de oficio, abre una pieza separada para decidir si los ocupantes tienen, o no, título que les habilite a permanecer en ese inmueble.

Esta pieza separada se tramitará por los cauces de un juicio verbal, y finalizará con el dictado de un auto que establecerá si los ocupantes tiene derecho a ocupar ese inmueble. Contra dicho auto no cabrá recurso alguno.

También puede suceder que el ejecutante tenga conocimiento de la existencia de ocupantes en el inmueble y que sea él que solicite el lanzamiento al juzgado.

2. El ejecutante podrá pedir que, antes de anunciarse la subasta, el Tribunal declare que el ocupante u ocupantes no tienen derecho a permanecer en el inmueble, una vez que éste se haya enajenado en la ejecución. La petición se tramitará con arreglo a lo establecido en el apartado 3 del artículo 675 y el Tribunal accederá a ella y hará, por medio de auto no recurrible, la declaración solicitada, cuando el ocupante u ocupantes puedan considerarse de mero hecho o sin título suficiente.

Artículo 661.2 Ley de Enjuiciamiento Civil

Ocupantes de inmuebles que deban entregarse

La Ley de Enjuiciamiento Civil establece, en relación a los ocupantes en inmuebles que deban entregarse como consecuencia de un procedimiento de ejecución no dineraria:

1. Cuando el inmueble cuya posesión se deba entregar fuera vivienda habitual del ejecutado o de quienes de él dependan, el Secretario judicial les dará un plazo de un mes para desalojarlo. De existir motivo fundado, podrá prorrogarse dicho plazo un mes más.

Transcurridos los plazos señalados, se procederá de inmediato al lanzamiento, fijándose la fecha de éste en la resolución inicial o en la que acuerde la prórroga.

2. Si el inmueble a cuya entrega obliga el título ejecutivo estuviera ocupado por terceras personas distintas del ejecutado y de quienes con él compartan la utilización de aquél, el Secretario judicial responsable de la ejecución, tan pronto como conozca su existencia, les notificará el despacho de la ejecución o la pendencia de ésta, para que, en el plazo de diez días, presenten los títulos que justifiquen su situación.

El ejecutante podrá pedir al tribunal el lanzamiento de quienes considere ocupantes de mero hecho o sin título suficiente. De esta petición se dará traslado a las personas designadas por el ejecutante, prosiguiendo las actuaciones conforme a lo previsto en los apartados 3 y 4 del artículo 675.

Artículo 704 Ley Enjuiciamiento Civil

Vista terceros ocupantes

Cómo venimos exponiendo, la pieza separada de terceros ocupantes se tramitará por los cauces de un juicio verbal, y finalizará con el dictado de un auto.

Este auto establecerá si los ocupantes tienen derecho a permanecer en ese inmueble. Contra dicho auto no cabrá recurso alguno.

Finalmente, cuando el juez establezca que los terceros ocupantes no tienen derecho a permanecer en el inmueble procederá al lanzamiento del mismo.

Modelo denuncia usurpación inmueble

Modelo denuncia usurpación inmueble

La ocupación ilegal en España es un problema cada vez mayor que preocupa a muchos ciudadanos.

Sin embargo, son pocos los que conocen el procedimiento a seguir para echar a los okupas de sus viviendas.

¿Cómo denunciar la ocupación de una vivienda? En este artículo te explicamos los elementos del delito de usurpación, y también podrás encontrar un modelo denuncia usurpación inmueble.

¿Qué es el delito leve de usurpación de vivienda?

El delito leve de usurpación pacífica de bienes inmuebles se encuentra tipificado en el artículo 245.2 del Código Penal, el cual establece:

El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.”

Artículo 245.2 del Código Penal

La conducta típica castigada por este artículo es el empleo pacífica, pero sin título jurídico que legitime esta posesión, de un bien inmueble, vivienda o edificio ajeno que no constituya domicilio, en contra de la voluntad expresa del titular. 

El bien jurídico protegido

El delito leve de usurpación de vivienda se encuentra regulado dentro del Título XIII del Código Penal, relativo a los delitos contra el patrimonio y el orden socio económico.

Sin embargo, parte de la doctrina entiende que el bien jurídico protegido por este delito es el derecho real inmobiliario. Y, dentro de éste, el derecho a utilizar y disfrutar del mismo, así como la posesión derivada del ejercicio del derecho a la propiedad.

Elementos del delito de usurpación

La Instrucción 1/2020, de 15 de septiembre de la Fiscalía General del Estado, enumera los elementos requeridos para su comisión, destacando los siguientes:

  • Que sea realizado con cierta vocación de permanencia.
  • Los autores deben carecer de título jurídico que legitime la posesión, ni siquiera temporalmente o en precario.
  • Constar la voluntad contraria a tolerar la ocupación por el titular del inmueble, ya sea antes o después de producirse.
  • Que el autor sea conocedor de la ajenidad del inmueble y de la ausencia de autorización.
  • El inmueble en cuestión no puede constituir morada.

¿Qué hacer frente a la ocupación de una vivienda?

Ante la ocupación de un inmueble, una de las vías de actuación es la interposición de una denuncia penal.

La Instrucción 6/2020 de la Secretaría de Estado de Seguridad, de 17 de septiembre, por la que se establece el protocolo de actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ante la ocupación ilegal de inmuebles detalla en su apartado 4.3 los contenidos mínimos de la denuncia del perjudicado, de lo que destacamos los siguientes:

  • Identificación y ubicación del inmueble
  • Estado en el que se encuentra el inmueble
  • Fecha y hora de los hechos que dieron lugar a la ocupación por personas ajenas del inmueble, y cómo el propietario ha tenido conocimiento de los mismos
  • Reflejar los perjuicios que la ocupación del inmueble le está suponiendo al propietario
  • Cualesquiera otros documentos que sean relevantes para la denuncia (fotografías de los daños causados) 

Modelo denuncia usurpación inmueble

A continuación os facilitamos un modelo de denuncia de usurpación de inmueble.

ocupación ilegal

Diferencia entre allanamiento de morada y ocupación ilegal

Para entender la diferencia entre allanamiento de morada y ocupación ilegal, lo primero que debemos tener en cuenta es que en derecho penal español, existen dos delitos que tipifican la ocupación ilegal:

¿En qué consiste el delito de allanamiento de morada?

El delito de allanamiento de morada se encuentra tipificado en el artículo 202 del Código Penal el cual establece:

“1. El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de 6 meses a 2 años

2. Si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de 6 a 12 meses.”

Artículo 202 Código Penal

La conducta típica castigada por este artículo es la entrada y el mantenimiento dentro de la morada (vivienda), contra la voluntad del morador.

Asimismo, la voluntad contraria del morador puede surgir ab initio, desde el momento de la entrada no consentida, o bien en un momento posterior a la entrada consentida.

Por su parte, el tipo agravado del delito de allanamiento de morada consiste en la comisión de las anteriores conductas típicas pero con violencia o intimidación.  

El concepto de “morada”

El elemento cardinal de este delito es que se entiende por morada.

Doctrinalmente se entiende por morada el espacio separado del mundo exterior.

Este debe evidenciar la voluntad del morador de excluir a terceras personas. Y, a su vez, que este destinado al desarrollo de actividades propias de la vida privada, personal o familiar. 

Por consiguiente, el concepto de morada no tiene necesariamente por qué referirse al concepto sticto sensu de casa. Sino que según la doctrina se extiende a las dependencias de la misma.

El uso de la morada puede ser tanto permanente como temporal (segundas residencias), quedando fuera de esta relación los abandonados de forma efectiva. 

¿En qué consiste el delito de ocupación ilegal?

El delito leve de usurpación pacífica de bienes inmuebles se encuentra tipificado en el artículo 245.2 del Código Penal, el cual establece:

El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.” 

Artículo 245.2 Código Penal

Por consiguiente, la conducta típica castigada por este artículo es la ocupación de inmuebles, edificios o viviendas ajenos sin título jurídico que legitime esta posesión, contra la voluntad expresa del titular. Sin embargo no debe concurrir violencia o intimidación.

 ¿Cuales son las diferencias entre allanamiento de morada y ocupación ilegal?

La diferencia entre allanamiento de morada y ocupación ilegal radica en dos conceptos:

Distintos bienes jurídicos protegidos 

En el delito de allanamiento de morada el bien jurídico protegido es la libertad domiciliaria, así como la intimidad de la morada.

Mientras que en el delito de ocupación ilegal (delito de usurpación de bienes inmuebles), el bien jurídico protegido es el patrimonio y el orden socioeconómico.

Por ende, cuando se trate de ocupación de inmuebles que no constituyen moradas, estaremos frente a un delito de usurpación

El desarrollo de la vida privada como criterio clave de distinción 

Así pues, a la hora de valorar la calificación jurídico-penal de los hechos, además de las primeras residencias, se consideran morada las denominadas segundas residencias o residencias de temporada, siempre que en las mismas se desarrolle, aun de modo eventual, la vida privada de sus legítimos poseedores.”

Instrucción 1/2020, de 15 de septiembre, de la Fiscalía General del Estado, sobre criterios de actuación para la solicitud de medidas cautelares en los delitos de allanamiento de morada y usurpación de bienes inmuebles

La Fiscalía General del Estado ha dado pautas de delimitación entre ambos delitos, radicando en el concepto de espacio idóneo para el desarrollo de la privacidad de la esfera íntima, de forma permanente o temporal.

Abogados expertos en ocupaciones ilegales

Somos abogados expertos en ocupaciones ilegales. Nos dedicamos exclusivamente a asesorar a empresas y personas que tienes problemas con temas relacionados con la propiedad. Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

Consulta con un abogado sin compromiso